domingo, 8 de enero de 2012

Jengibre confitado

Son de sobras conocidas las múltiples propiedades del jengibre y por este motivo no voy a extenderme sobre el tema, pero lo cierto es que su picante y fuerte sabor no es siempre del agrado de todo el mundo. 

Adoro el jengibre en cualquiera de sus formas, hasta en Ginger Ale.  En el desayuno, un zumo de naranja natural aderezado con una cucharadita de jengibre fresco rallado te recarga las pilas de buena mañana.  El jengibre encurtido me resulta tanto o más exquisito que el mismo sushi al que acompaña  (por suerte encontré un lugar donde comprarlo y siempre tengo reservas en casa).  

Hoy os presento una exquisita manera de disfrutarlo, una receta de jengibre confitado.


Hay otras formas de prepararlo pero ésta es muy sencilla, aunque necesita unos tiempos de reposo determinados que ralentizan su elaboración.  Por ese motivo, cuando preparo jengibre confitado, lo hago en grandes cantidades y no penséis que nos dura una eternidad.  En casa vuela y la causa es una receta que próximamente compartiré. 

Ingredientes:  

250 gr de raiz de jengibre, 200 ml de agua y 325 gr de azúcar.

Elaboración:

Primer paso:  Pelamos las raíces de jengibre rascando la piel con la ayuda de una cuchara o un cuchillo afilado y las cortamos en trocitos de un centímetro aproximadamente.  Colocamos el jengibre en un recipiente con agua y lo dejamos reposar durante 1 hora.  Transcurrido ese tiempo, escurrimos el jengibre y desechamos el agua.

Ponemos a calentar agua y, cuando esté hirviendo, echamos el jengibre y dejamos que hierva 4 minutos.  Escurrimos y remojamos bajo el grifo con agua fría.  Repetimos esta operación tres veces más, o sea, en total cuatro hervores de 4 minutos.  Para acelerar este proceso utilizo dos recipientes con agua a la vez:  mientras en uno se va calentando el agua en el otro va hirviendo el jengibre.  En el último enfriado escurrimos bien y reservamos en un bote de cristal u otro recipiente.

Ponemos a calentar los 200 ml de agua junto con el azúcar, removiendo hasta su total disolución.  Cuando arranca a hervir retiramos del fuego y echamos el almíbar sobre el jengibre.  Tapamos y dejamos reposar 12 horas.

Segundo paso:  Recuperamos la totalidad del almíbar y lo ponemos a hervir durante 10 minutos.  Retiramos del fuego y vertemos sobre el jengibre.  Tapamos y dejamos reposar 48 horas.

Tercer paso:  Ponemos a cocer el jengibre junto con el almíbar durante 10 minutos.  Transcurrido ese tiempo retiramos del fuego y guardamos todo en un frasco.  Ya está listo para consumir.  


Consejos:

El jengibre confitado se puede degustar así, directamente, o utilizarlo para la elaboración de postres, galletas y todo lo que se nos ocurra.  En la nevera se conserva bastante tiempo, aunque en casa no dura más de dos semanas.  También se puede envasar al vacío en pequeños recipientes e ir utilizándolo a medida que lo necesitemos.

El almíbar también se puede aprovechar para endulzar y aromatizar infusiones.

Y hasta aquí la receta de hoy.  Y para que os animéis a preparar jengibre confitado, la próxima receta será la sencilla elaboración paso a paso de unos exquisitos caramelos de jengibre.

Gracias por leerme y hasta pronto.




10 comentarios:

  1. Nunca he probado el jengibre confitado, tampoco es un sabor que termine de gustarme en sí mismo, para aderezar ensaladas u otros platos sí me gusta, pero encurtido no (me sabe a colonia :/) Pero así confitado ni siquiera lo había oido... aunque ya sabes que me encanta probar cosas nuevas :D

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. istarh:
    Hace años me sucedía lo mismo con el jengibre encurtido, decía que le encontraba sabor a colonia... (aunque nunca la había probado, jajaja), pero después de ir insistiendo, al final ha acabado encantándome.
    El jengibre confitado, o más bien los caramelos de jengibre, los descubrí este verano en la tienda donde compro las harinas para el pan y me enganché a ellos.
    Son dulces y a la vez picantes, pero tengo un delicioso truco que neutraliza casi por completo el sabor picante. En la próxima entrada, con los caramelos, lo revelaré.. ;-)
    Besos, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
  3. Estuve por aquì ! te hice tu +1G y publiquè tu entrada en mi Google Plus, leì tu post, cuando dices genjibre no logro pensar en otra cosa que shuchi, me vendrìa bien para un resfriadito, aunque ya se me està pasando, esperarè aunque sea un caramelo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tienes la receta de los caramelos de jengibre. Espero que te gusten... ;-)

      Eliminar
  4. Hola! Soy de Buenos Aires y mi marido, de vuelta de viaje por Barcelona, me trajo una bolsita con jengibre confitado, tal cual el que tu dices.
    Veo que eres fan, así que me atrevo a preguntarte, de qué manera puedo utilizarlo, más allá de comerlo solo? Me darías algunos consejos?
    GRACIAS!

    ResponderEliminar
  5. Hola.

    Gracias por la receta, es muy clara.
    Mi pregunta es por qué hay que repetir 4 veces el proceso de hervido... no perdemos propiedades del jengibre de esta forma?

    Gracias!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bien tu receta! Uso mucho el jengibre confitado, sobre todo en el pan de plátano. A veces tengo problemas para encontrarlo en las tiendas. Ahora ya sé cómo se hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco laborioso pero vale la pena. Te gustará mucho más que el industrial... ;-)

      Eliminar

Tu opinión es importante para mí. Gracias por dármela a conocer a través de tus comentarios.
Por favor, no dejes publicidad de tu blog o tu mensaje será eliminado.
Si quieres que conozca tu blog o para cualquier sugerencia ponte en contacto conmigo a través de comiendocomoangeles@hotmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...